Silmai, tradición familiar

Celedonio en el obrador

Los comienzos

La historia de Silmai comienza con Celedonio y Silvia. Ambos nacieron en 1930. Celedonio llega a Bilbao con 14 años desde Olaeta (Otxandio), para trabajar de aprendiz en el obrador de la pastelería La Exquisita de la calle Somera 10Los dueños de La Exquisita son familia lejana de Celedonio.

Silvia y Celedonio se conocen a mediados de los 50; juntos montan un pequeño obrador para fabricar pastas en Zabala, el barrio de la madre de Silvia. Se casan el 23 de mayo de 1955, y viven en el número 10 de la calle Zabala, donde nace su primera hija, Maira.


Nace Silmai

A finales de los 50 la familia se traslada a vivir a Deusto donde abren su primera pastelería, Versalles, en los soportales frente al palacio Bidarte. Poco después, en 1961, nace Silvia y  abren la pastelería Silmai (acrónimo de los nombres de sus hijas, SILvia y MAIra),  muy cerca de la anterior, en Plácido Careaga nº 1.

En 1963 trasladan la tienda a Rodríguez Arias 15, donde durante 52 años nos han surtido de los pasteles, tartas, turrones, y especialidades que Celedonio y sus colaboradores han elaborado en el obrador que  permanece en Deusto.

Silmai años 70

Trufa de nata

Las trufas

El comienzo de los 70 marca un hito en la historia de Silmai. Tras muchas pruebas, Celedonio crea otra de sus especialidades: las inigualables trufas rellenas de nata. En vista del éxito, poco a poco introduce una segunda variedad: las trufas de chocolate. El negocio se expande, y a finales de la década se abre otra tienda en la Plaza del Museo, frente al Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Silvia  comienza a demostrar su interés  por el negocio desde los 14 años,  yendo a ayudar a la tienda por las tardes. Se incorpora a los 24 años, realizando, en un principio, labores de gestión. En la década de los 90, tras especializarse en Madrid en pastelería salada, comienza a elaborar, entre otras especialidades, canapés.

 


El relevo generacional

1996 marca el relevo generacional al frente de Silmai;  Silvia y Celedonio se jubilan, pasando su hija Silvia a ser la titular y la que dirigirá el negocio hasta la actualidad… aunque Celedonio sigue al pie del cañón, ofreciendo su experiencia y consejo. Y comienzan a hacer las primeras trufas de sabores, hasta llegar a las catorce variedades actuales.

En 2009 fallece Celedonio, dejando un gran vacío, tanto en la familia como en el gremio pastelero de Bilbao.

Silmai años 70

Madre e hijas

Comienza una nueva época

En 2015 la familia decide trasladar el negocio a Deusto, y unir en un único local el obrador y la tienda. Después de más de 50 años atendiendo a sus clientes en Rodríguez Arias, inician una nueva etapa, cerrando, a su vez, el círculo: Silmai vuelve a donde empezó, al local de Deusto, a la misma calle donde comenzaron su andadura, primero en la pastelería Versalles y a continuación en Silmai.

Este cambio que es aprovechado para centrar el negocio en las trufas que tanta fama le han dado a Silmai. Así, en el mes de junio de 2015 se inaugura la tienda de Lehendakari Agirre 37.